viernes, 31 de octubre de 2014

Postre afrodisíaco: Fondue de Oriente

El mejor momento de una afrodisíaca cena para dos siempre empieza con el postre… y acaba en la cama. Para disfrutar en pareja de un postre afrodisíaco y sencillo, en Pasionis te damos la receta de la fondue de chocolate más exótica e intensa.
La fondue de chocolate ‘Aromas de Oriente’ tiene todos los ingredientes para ser un postre afrodisíaco y delicioso. Esta receta del libro ‘En la cocina de Afrodita‘, de Alicia Misrahi, es muy fácil de preparar y cuenta con la seducción del chocolate negro, el frescor de las frutas frescasy la potencia de las mejores especias para subir nuestra libido.


Ingredientes
Chocolate negro
Leche
Nata líquida
Vainilla, anís estrellado, pimienta y canela
Mango, piña, fresas, plátano, manzana, uvas
Preparación
Lavar y cortar las frutas en forma de dados, colocarlas con gracia y por colores sobre una fuente. En un cazo pequeño, hervir medio vaso de leche y añadirle las especias. Cuidado con la cantidad, para no saturar el postre la mezcla de todas las especias debería de sumar unos 10 gramos. Dejar reposar la leche con especias durante cinco minutos. Partid 150 gr de chocolate negro y verter la leche con especias en la fondue. Añadir dos cucharadas de nata líquida y el chocolate, justo antes de que empiece a hervir. Cuando hierba, retirar del fuego y remover hasta que quede una fondue homogénea.


viernes, 24 de octubre de 2014

Enséñale a Masturbarte

Ahora que has aprendido a masturbarte a ti misma y darte todo el placer que deseas, es el momento de enseñarle a tu marido como hacerlo, para que te de todo el placer que tú misma eres capaz de darte y si lo consigues, disfrutarás como una loca y tu marido también.


Para empezar lo mejor es que él se apoye con la espalda en la pared de la cama o sofá y tú te sientes entre sus piernas. De esta forma tendrá la misma posición que tienes tú cuando te masturbas.
Ahora utiliza su mano derecha como si fuera una marioneta y pídele que la deje muerta, que tú la vas a guiar. Acaricia con su mano todo tu cuerpo como si fuera tu propia mano, tócate los pechos, los pezones, los muslos, la ingle, para luego dirigirte a tu coño y empieza a acariciarlo como lo haces habitualmente siempre con su mano guiada por la tuya. Él, ira memorizando todos los movimientos que tú hagas y podrá replicarlos en otra ocasión para darte mucho placer.

Hazle sentir los sitios donde te gusta acariciarte, introduce sus dedos en tu coño como lo haces tú con los tuyos, acaricia el clítoris como te gusta hacerlo y hazle sentir las diferentes presiones y rapidez de movimientos que te gustan en cada momento durante la masturbación a solas.

Guíale hasta tu orgasmo utilizando su mano como si fuera la tuya y el memorizará cada movimiento y con la práctica conseguirás que te dé el mismo placer que te das tu a solas.

martes, 9 de septiembre de 2014

Los pechos: Esa desconocida fuente de placer


Los pechos son una de las partes más atractivas de la mujer, e incluso en muchos hombres un pecho bien cuidado es una gran arma erótica. Además tanto para ellas como para ellos pueden ser una gran fuente de placer sexual, así que trátalos como se merecen: cuídalos, mímalos, asegúrate de que su aspecto es maravilloso y decóralos!

Los pechos y los pezones no sólo son una zona erógena muy sensible y apropiada para muchos juegos, sino que además son una de las zonas más eróticas para excitar a nuestra pareja. Esto es especialmente cierto para ellas, ya que para los hombres los pechos son uno de los grandes símbolos sexuales (da igual si son pequeños o grandes, de pezones enormes o diminutos, les encantan!). Pero el pecho masculino también tiene su atractivo, especialmente si está bien cuidado.


Así que vamos a proceder en dos pasos: primero cuidar el pecho para que esté en su mejor momento, y segundo decorarlo para que atraiga toda la atención posible!
Cuidar el pecho
El pecho es básicamente una zona de grasa y músculo rodeada de una piel sensible (especialmente en los pezones). Así que tendremos que cuidarla como a cualquier otra zona sensible de nuestro cuerpo (por ejemplo la de la cara o los labios):
Exfoliar: Si quieres una piel suave y firme, que dé gusto acariciar y lamer, entonces tienes que quitarte de encima la piel muerta y algunas imperfecciones. Para ello usa una crema exfoliante normal, pero sin pasarte (puedes irritarte la piel). Puedes repetirlo cada dos semanas a un mes, y ten cuidado con los pezones;


Hidratar: Para que la piel brille como nunca y recupere su aspecto tirante y terso, una buena sesión de hidratante. La piel recibe mejor la hidratación cuanto más sensible y fina es, por lo que los pezones serán especialmente agradecidos. Si quieres convertirlo en un juego erótico ponle la crema hidratante a tu pareja en las manos y que te la dé él/ella. Ya verás cómo queda muy bien extendida!


Depilar: Un pecho peludo es sólo una opción si no hay más remedio. En la mayor parte de los casos sólo hay una casi invisible capa de vello (perfectamente aceptable), pero unos molestos pelos negros saliendo del pezón. Y estos pelos son molestos a la hora de andar lamiendo los pezones, así que tienen que irse. Como esta zona es delicada no queremos ni cuchillas ni cera, así que nos quedan unas pinzas y quitarlos uno a uno. Si lo hacemos periódicamente se irán debilitando y será cada vez más fácil. Para ellos: Si tienes entre algo y bastante pelo en el pecho, lo primero es quitar el de la zona de los pezones para facilitar el acceso, y luego ver dónde parar. Donde te sientas cómodo!





Los senos de la mujer se encuentran llenos de terminaciones nerviosas, por lo que los hacen una de las zonas más sensibles al tacto. Si son bien manipulados y estimulados, los pechos pueden dejar a una mujer lista para el mejor de los orgasmos.  Los pezones pueden ser protuberantes o más bien pequeños y escondidos y la areola es la parte que los rodea a los mismos, de color distinto a la piel y que suele poseer un vello muy fino.
No todos los senos son iguales, por lo que no todos responden de la misma manera a los diferentes estímulos, lo que si es claro, es que son muy sensibles, (como para que un hombre tenga idea cuan sensibles son, los podemos comparar con sus testículos.)


"Debido a todas las terminaciones nerviosas, los senos son muy sensibles y si las caricias son muy fuertes o bruscas pueden causar dolor."
No hay que pensar que si los pechos son pequeños no se logrará excitar a la mujer como si los mismos fueran de mayor tamaño. Todos poseen terminales nerviosas y pueden despertar el placer en la mujer sin importar su tamaño.


Porque la estimulación de los pechos está relacionada con el orgasmo?
Poder tocas los senos debidamente, permite facilitar el camino que hay que recorrer para culminar en un coito exitoso, debido a que la libido aumenta a niveles muy altos. Como los senos se encuentran íntimamente conectados con el clítoris, esa es la razón, por lo que una correcta estimulación de los pechos prepara a la mujer para lograr un orgasmo con mayor facilidad.
Prueba a masturbarte y acariciar los pechos al mismo tiempo, o hacer el amor mientras te chupan los pezones. El camino al orgasmo será más rápido y placentero




.  
El orgasmo triple: Mientras te masturbas, con un dedo en el ano bien lubricado y que te chupen los pezones. Un orgasmo de lo más completo.
La paja Cubana: Se llama así a la masturbación del pene masculino entre los pechos de la mujer. Es importante lubricar bien los pechos y el pene con lubricante a base de agua para que la experiencia sea placentera para ambos. Mientras deslizas el pene entre los pechos aprovechas para acariciar los pezones y excitarte tú también.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Guia de Posturas Sexuales

Un video muy interesante sobre las distintas posturas sexuales, del cual podemos aprender a mejorar nuestro repertorio y romper más facilmente la rutina de la pareja...

 

martes, 2 de septiembre de 2014

La Masturbación en Pareja





 Observarse durante la masturbación es la forma ideal de aprender lo que al otro le gusta, pero también es una forma de sentirse cómodos. No siempre tiene uno ganas de tener una relación sexual, pero seguro que siempre está uno dispuesto a contemplar el placer del otro.
Lo primero en cualquier nueva experimentación, es preparar el ambiente, un lugar cómodo y relajado, la luz adecuada y la seguridad de que nadie os va a interrumpir son imprescindibles para que os sintáis seguros.
 Tomad una ducha o un baño juntos, si eso os agrada, podéis poner a mano algo de beber fresco o algún picoteo. Luego acariciaos el uno al otro despacio, poniendo en ello todo el deseo y toda la ternura de la que sois capaces.
Cuando el mirón es él...
Para muchas mujeres masturbarse delante de alguien puede ser una experiencia al principio un poco complicada, ya que, suelen sentirse cohibidas y les cuesta mucho relajarse delante de cualquiera, aunque ese cualquiera sea su compañero. Lo mejor es empezar abrazándolaproponiéndola que se masturbe con poca luz o casi a oscuras mientras tú la sigues acariciando. Poco a poco y después de varias sesiones ve aumentando la cantidad de luz y cuando la notes lo suficientemente excitada como para desconectar de su entorno obsérvala con atención procurando fijarte en:




La postura que adopta.
Donde coloca sus manos.
Donde coloca sus dedos para estimularse, ya sea en el clítoris o en la vagina.
Como lo hace, la presión que ejerce sobre sus genitales o el tipo de movimientos que realiza (estos dos factores suelen variar a medida que sube la excitación)
Si se introduce o no los dedos en la vagina.
Si acostumbra a parar y recomenzar o lo hace todo seguido.
Los cambios que se producen en su cara, pecho, clítoris y piel.
Si gime o grita.
Si agita la cintura, las piernas, los brazos o la cabeza.
Como se relaja.
Concluida la experiencia abrázala y bésala con cariño y agradecimiento por el espectáculo tan maravilloso que te ha ofrecido.

La mayoría de los hombres se sienten muy excitados cuando observan la excitación de su pareja, quizás porque de este modo descubren que están   con una mujer apasionada y ardiente.
Cuando la que mira es ella...
Observarle a él mientras se masturba te hará aprender muchas cosas que posiblemente ignoras de la sexualidad masculina. A lo mejor él necesita verte y tocarte antes de sentirse lo suficientemente excitado como para masturbarse delante de ti. La mayoría de los hombres no suelen tener vergüenza por mostrarse, pero si fuera así, las recomendaciones del párrafo anterior también valen para este .Ahora él se está acariciando, observa atentamente estos puntos

:

La posición exacta de su mano.
La presión que hace sobre el pene.
El tipo de movimiento.
Los cambios que se producen en pene, escroto y testículos.
Otros cambios como respiración, expresión facial, contracciones musculares, sudoración...
Si además del pene estimula otras zonas de su cuerpo.
La secreción pre eyaculatoria.
El momento en el que para la estimulación.
Los cambios que tienen lugar después del orgasmo.
Esta experiencia también podéis hacerla masturbándose los dos a la vez lo cual la hace más excitante al disfrutar por partida doble; viendo como lo hace tu pareja y a la vez proporcionándote a ti mismo todo el placer de que eres capaz.
La masturbación a cuatro manos es una de las experiencias más enriquecedoras de la vida sexual de una pareja.

Masturbación a cuatro manos
 . Cuando estés perfectamente familiarizado con la experiencia, podéis empezar a experimentar con la masturbación a cuatro manos. Nadie es capaz de saber algo por arte de birlibirloque, para hacer una cosa bien antes hay que practicar y esperar que no salga bien a la primera.


Como no hay dos personas que se masturban de la misma manera, “el maestro” debe enseñar “al alumno” lo que este no sabe. La observación directa es una buena fuente de aprendizaje pero no solo. Asegúrate, pues, de dar instrucciones prácticas y concretas, no te pierdas en generalizaciones.
Pon sus dedos o sus manos donde tú quieres tenerlos y en ningún momento te sientas avergonzado por enseñar o aprender algo, al igual que no te cortes y di con claridad lo que no te gusta. Cuando las “clases” hayan terminado, ha llegado el momento de poner en práctica todo los que has aprendido, sé generoso/a. Busca la postura que más cómoda resulte y aspira a darle el máximo placer a tu compañero/a en la seguridad que él o ella está pensando lo mismo.
La masturbación a cuatro manos es una de las experiencias más enriquecedoras de la vida sexual de una pareja. ¡Ah! Se me olvidaba, si no conseguís el orgasmo simultáneo, no hay porqué preocuparse, cada uno tiene su tiempo y su ritmo, pero lo que tampoco sería justo es que después de tu satisfacción le dejes al otro a medias. Es bueno que cada uno sea testigo y dueño del orgasmo del otro. No olvides que el orgasmo es una experiencia solitaria y lo bueno es compartir un “después” satisfecho y feliz. No obstante, recuerda que puedes experimentar con caricias nuevas durante la primera fase de la excitación pero después es mejor limitarse a lo conocido. La mayoría de las personas no son partidarias de las sorpresas en la fase final cuando están a punto de alcanzar el orgasmo, prefieren que las cosas se hagan exactamente como se han hecho en anteriores ocasiones.
Disfruta con tu pareja observándoos mutuamente y aprende del otro todo lo que puedas.

 

viernes, 8 de agosto de 2014

Día del Orgasmo Femenino

El Día del Orgasmo Femenino


Cada 8 de agosto celebramos el Día del Orgasmo Femenino, una fecha señalada sobre el placer sexual de las mujeres. Desde aquí queremos felicitar a las que lo disfrutan, y también a los encargados de provocarlo!
El orgasmo femenino está lleno de misterios: no nos ponemos de acuerdo sobre si hay un solo tipo o en verdad hay ocho distintos y, según datos del Instituto Kinsey, tan sólo un tercio de las mujeres llegamos al clímax durante el sexo. Por eso, cada orgasmo debería ser una celebración.
Esta fecha tan señalada y poco conocida se la debemos a Arimateio Dantas, antiguo concejal del pueblo brasileño de Esperantina, que decidió dedicar este día para dar el máximo placer a su mujer. La idea se popularizó rápidamente y se convirtió oficialmente en el Día del Orgasmo Femenino.

A solas o en compañía no dejes pasar esta fecha sin tu orgasmo.



jueves, 31 de julio de 2014

Gritar cuando se hace el amor: No te lo pierdas

 

Hay hombres y mujeres a los que resulta imposible pedirles que ni giman ni griten durante un polvo. 
Para ellos es algo así como una condena, y razón tienen, porque hacer ruido en la cama durante el sexo es otro placer que se suma al placer de hacerlo. 

Hay que dejar de ser bobos: un acto sexual genuino no existe sin unos buenos gemidos…

Un estudio hecho por unos inquietos biólogos demostró que no solo las actrices porno  y muchas personas gritan en la cama. Otras especies también lo hacen. Para la muestra está que en los monos el 86 por ciento de sus hembras lanzan alaridos mientras se aparean. Aunque no lo crean, parece haber una conexión entre las glándulas seminales y la oreja del macho, porque sin ese 'sensual' ruido ellos no logran eyacular. 

Hay que entender que las mujeres gritamos porque nuestro clítoris es uno de los órganos con mayor número de terminaciones nerviosas por unidad de área. Eso hace que en el punto máximo de estimulación, se mezclen sensaciones de placer, de frote y de un no-sé-qué que hace que el cuerpo se contraiga y nos arranque involuntariamente sonidos que le cuesta atajar incluso a la más pudorosa. Por eso gritamos incluso sin llegar al orgasmo, no porque seamos escandalosas. 

Parece que en los hombres el asunto es un poco más calmado, excepto durante el orgasmo, y pueden cambiar los gritos por frases ahogadas y excitantes.
Insisto: los gritos aumentan el placer... de los implicados, claro. Y quien diga que no, es sordo o es mudo. Nada que hacer. Parece, además, que a ellos) se ponen más calientes con los alaridos incontenibles de su pareja. 

Efectivamente, la sensibilidad del oído humano hace que los sonidos de la pareja sexual se conviertan en un poderoso afrodisíaco, que tú puedes utilizar

En resumen, si vives en una casa sin vecinos o muy bien aislada y no hay niños ni intrusos en la casa no te cortes y grita tanto como te apetezca ya que conseguirás orgasmos más intensos para ti y para tu pareja.

miércoles, 26 de marzo de 2014

Sexo anal compartido

Partiremos de la premisa de que a los hombres les encanta como a nosotras el sexo anal.
Invita a tu marido a una cita especial. Ducha los dos juntos con algún gel excitante. Limpieza cuidadosa de la zona anal de ambos. Luego le invitas a la cama.



Necesitas aceite de masaje y lubricante.
 
Véndale los ojos con un pañuelo de seda o similar para que pueda concentrarse en las sensaciones y hazle un masaje a conciencia.

 
Túmbale boca abajo y disfruta de él. Masajea todo lo que te apetezca empezando por cuello, hombros, espalda, piernas para luego centrarte en las ingles y las nalgas.



Cuando él decida, dale la vuelta y que siga el masaje por delante a tu antojo. Tu lo mismo, limítate a disfrutar y déjate llevar por sus brazos, pechos, pezones, ombligo y piernas e ingles pero sin tocar su pene para nada.
 
Pasado un buen rato es hora de darle la vuelta de nuevo y sin quitarle el pañuelo ponerle lubricante en la zona del culo. Primero masajear las nalgas para poco a poco acercarse al ano e ir acariciándolo. Puedes besar sus nalgas, y acariciar con la legua el perineo y el ano que estará receptivo y sensible a tus caricias.

 
Cuando la zona se vaya relajando  introduce un dedo suavemente, mientras le acaricias el pene y se va excitando más y más.

Cuando todo el ano esté completamente relajado penétrale por detrás  lentamente con un vibrador y siente como se desliza suave en su interior.
No dejes que se corra.
Ahora quítale la venda y te la pones tú y le pides que ahora te toca a ti.
Masaje por detrás, por delante y de nuevo por detrás. Lubricante en el culo y pídele que te penetre primero con un dedo y luego con su pene.



Puedes probar un par de posturas que te facilitarán la penetración anal.
 
Y todo con los ojos vendados hasta que os corráis como locos.
Será una experiencia única.
Feliz sexo